Comparte
Comenzando octubre de 2016 regreso con nueva inspiración y con una noticia o adelanto de lo que estoy preparando. Aún no lo comenté con nadie, absolutamente con nadie, solo conmigo misma pero estoy decidida y recopilando todos y los mejores poemas (a mi criterio) que tengo escritos para unirlos en un libro, MI PRIMER LIBRO. Hay algunos poemas que ya aparecen aquí en el blog y muchos que no, otros son los primeros poemas que me llevaron a crear y a escribir y sólo espero tener pronto nuevas noticias para continuar la comunicación con todos. Si os gusta este, lo incluiré, si no os gusta quizás también 😉 Espero vuestros comentarios abajo:
 Incomprendida soy yo si trato de ser justa y buscarle una razón
a lo que nada tiene que ver conmigo,
a todo aquello que es ajeno y que mi único vínculo está en la respuesta a un socorro.
Cuando las opiniones hechas sin más información
que una cifra y tres datos
sirven para cargar la metralleta y disparar a bocajarro
no hacen más que acentuar que vivimos en una sociedad 
cargada de prejuicios, etiquetas o estereotipos 
circulando por una vía que prefiere permanecer a la defensiva. 
Incomprendida y ajena a este mundo me siento
cuando trato de explicar mi verdad
y la verdad es que no sólo tengo una. 
Soy sincera en mis pensamientos,
y respeto los ajenos.
Mi verdad es lo que soy
aunque no sea toda la verdad que hay.
Llevo más verdad dentro,
una verdad que dejo fluir en cada aliento
con cada palabra que dejo escapar 
allá donde voy a comunicar. 
Mi verdad es lo que soy.
La incomprensión de escuchar que todos como humanos y gentes de razón somos malos
que piensa mal y acertarás,
deja mi lucha por demostrar que con sólo estar presentes
y sentir que perteneces a una sociedad elegida
es una batalla perdida. 
No cesaré en mi empeño de creer en ti como ser humano
te sobra capacidad para aprender de tus errores
rectificar y cambiar de aires,
levantarte cuando te derroten,
o pedir mil perdones.
Seré incomprendida;  quizás ni yo misma me entienda 
y en ocasiones me contradiga.
Me gusta como soy cuando defiendo la debilidad de una fuerza
porque esa fuerza me enriquece como persona.
Me gusta ser persona, ser humana. Me gusta entregarme a lo que no sé,
porque sólo lo desconocido enseña lo bella que es la vida
 
Me gusta la gente capaz de entender  que el mayor error del ser humano,
es intentar sacarse de la cabeza aquello que no sale del corazón. 
Mario Benedetti despide esta reflexión.