Comparte

El no es una palabra que te deja frío,
te congela las ideas
te hiela el alma.
El no es una palabra que paraliza tus esperanzas.

Negar todo implica rechazo
negar siempre, impide abrirte.

Decir no, te convierte en un ser autómata,
mecánico en tus acciones
sin sentimientos ni motivaciones.

La negación te deja seco
es tajante y rudo…. es deprecio.
Decir no, te deja helado.

No, es la palabra que nunca digo
que yo respiro por mi alma
expiro con la mano que escribe
y sueño por los ojos que despiertan mi mente.

No, no y no
no digo no, que digo…. podría ser.