Comparte

La Ultima Reivindicación es un texto que escribí a modo de reflexión y para despedir el año 2012.

Me gustaría empezar el nuevo año, 2013,  además de con una serie de propósitos profesionales, con la intención de seguir haciendo aquello que disfruto, en el momento que quiero y con los que quiero o los que tengo el placer de encontrarme.
Me gustaría regresar en diciembre y ver que cumplí con muchos de estos objetivos, que no me defraudé a mí misma, que no dejé nada para mañana, que actué cuando tuve ocasión, hice lo que pude e intenté de todo.
Me gustaría hacer mucho.

A todos os deseo que hagamos lo que hagamos,
lo hagamos SIN FORZAR. IMPROVISANDO con sentido. 

La última reivindicación del 2012
Es 31 de diciembre, acaba el año y todos nos reunimos para despedir un año y recibir al que viene. Ilusionados, esperanzados, más amistosos y familiares que nunca comemos y bebemos como si no fuera haber mañana.
Y luego se protesta, hay quejas y denuncias porque las fiestas con animales son inhumanas, porque el ruido que dejan los petardos es inaguantable, porque las luces para decorar son un gasto innecesario y además contaminan y perjudican al globo terráqueo, etc.
¿Qué es lo normal?
Hacer lo que todos.
Aguantar y seguir la corriente hasta donde la marea te lleve.
Y más tarde vamos de liberales, libres e independientes de pensamiento.
¡Hipócritas!
Esa es la actitud humana. La de voy a vivir la mejor de las fiestas, la única, la que recordaré toda mi vida porque será uno de los días en los que todos lo haremos al tiempo.
Déjame recordar que en mi caso particular, las grandes fiestas, celebraciones o simplemente reuniones en las que he estado y que recuerdo con más intensidad no se dan en días publicados como festivos. Son sólo días que resultaron maravillosos y especiales porque sí. Por la compañía, por las risas, el toque de dejarte llevar y un punto de improvisación. 
Cualquier día es bueno para improvisar y reunirte con la compañía que eliges.
¡Abajo! Los estereotipos fijados por todos en fiestas populares y tradicionales.
No hay por qué hacer cenas o almuerzos todos en las mismas fechas, ni por qué pagar precios excesivos por hacer lo mismo que haces un día no señalado.
No tenemos por qué reunirnos a la misma vez.
No todos tenemos que irnos de vacaciones en julio y agosto; abramos las posibilidades al resto de meses en el año y quizás así aumente la necesidad de que hoteles y establecimientos hosteleros abran durante más tiempo.
¿Por qué esperar a los demás para hacer algo si tú puedes ahora? Aventúrate ha hacer las cosas solo/a y tu nivel de conocimiento personal aumentará. 
No serías egoísta serías independiente y libre.
Tener pareja no significa dependo de ti. Significa quiero compartir mi vida contigo pero si tú no puedes, luego yo te lo cuento y tú lo comprendes. 
No es egoísta es sentido común.
Sobretodo, no hagamos lo que todos para luego presumir de lo progres que somos, porque no es cierto y es hipócrita. 
Porque fuimos corderitos sin salirnos del sendero que nos marcaron.
Porque incluso para la diversión y el entretenimiento, lo mejor siempre es lo que no se planea.
Empecemos el año como nos dicte el corazón, con la gente que tú eliges y el sitio que quieres.
Demos la bienvenida a un año 2013 sin forzar nada, que él solito ya parece que viene con imposiciones.
BUEN AÑO LLENO DE BENDICIONES y con OBJETIVOS CUMPLIDOS